domingo, 6 de abril de 2008

Restauración


Fa uns dies la meva mare, com sap que m'agraden molt les coses velles em va donar aquesta paella-tres peus per ficar al foc, estava tota rovellada. Em va entusiasmar, li vaig lijar el rovell, la vaig netejar bé, i una capeta de pintura negra ¡Que us sembla!

Ara la tinc sobre un moble amb les carabassetes que vaig recollir aquesta tardor.

Hace un tiempo mi madre, que sabe que me gustan las cosas antiguas, me dió esta sarten-tres pies, estaba toda oxidada. Me encantó, la he lijado para sacar el óxido, la he limpiado y una capita de pintura negra.¡Que os parece!
Ahora la tengo encima de un mueble con las calabacitas que recogí en otoño

4 comentarios:

  1. Pues te ha quedado genial. Me encantan las cosas antiguas en general pero las que tienen que ver con la cocina son sin duda mis preferidas.
    Besinos

    ResponderEliminar
  2. T'ha quedat molt xulo i molt camperol, ja veig que et diversifiques les feines!!!!

    ResponderEliminar
  3. Es una idea maravillosa, porque además de reciclar es algo que has hecho con mucho cariño, seguro que te trae muchos recuerdos de niñez y sonríes cada vez que la miras.
    Besotes, amiga

    ResponderEliminar
  4. Que buena idea :) me gusta como te ha quedado :)


    Laura

    ResponderEliminar